Aspectos que influyen en la maximización del volumen de financiación de una empresa​

En el presente artículo vamos a explicar los principales aspectos que influyen a la hora de maximizar el volumen de financiación de una empresa.

Aspectos cuantitativos en la maximización del volumen de financiación de una empresa

  • El principal aspecto a tener en cuenta es la generación de Cash Flow. El Cash Flow que se utiliza es el disponible para atender el servicio de la deuda (CFDSD). En general, para llegar a este Cash Flow partiremos del EBITDA, le restaremos la caja que va a ir destinada a Capex, los impuestos y las variaciones de Working Capital (esta variación podrá ser positiva o negativa a efectos de impacto en caja). Con esto obtendremos el Cash Flow disponible para el Servicio de la Deuda (CFDSD). En este sentido los potenciales financiadores analizarán la generación de Cash Flow histórica de la compañía y la generación de caja establecida en el Plan de Negocio a futuro de la compañía.

La conversión del EBITDA en Caja (porcentaje de EBITDA que acaba en caja una vez pagados impuestos, invertido el Capex necesario y las variaciones en el Working capital), será otra de las claves importantes y deberá ser analizada en detalle.

Los potenciales financiadores sensibilizarán el plan de negocio de tal manera que puedan tener confort de que la deuda existente y la nueva pueda ser repagada con la generación de caja de la compañía.

  • El siguiente aspecto es el Servicio de la Deuda (SD) anual, esto es, el pago de Capital más Intereses que debe realizar la compañía en relación con los préstamos y otras obligaciones financieras que tenga (por ejemplo, líneas de circulante, avales, etc.).

  • Una vez obtenidos los dos puntos anteriores, podremos obtener para cada año el Ratio de Cobertura del Servicio de la Deuda (RCSD). Si este ratio es positivo, quiere decir que la empresa cada año genera caja suficiente para atender sus obligaciones financieras. Si por el contrario es negativo algún ejercicio, quiere decir que ese año la empresa no generaría suficiente caja para atender las obligaciones financieras y necesitará utilizar caja disponible acumulada en ejercicios anteriores, o si no la hubiera, se necesitará endeudar más o incrementar capital para atender el servicio de la deuda.

El volumen de deuda se debe dimensionar de tal manera que el RCSD medio sea positivo. En general el RCSD medio es recomendable que esté por encima de [1.10x-1.30x] (dependerá de la tipología de sector/compañía o proyecto que se financie).

Esto quiere decir que si por algún motivo el CFDSD algún año tiene alguna desviación a la baja (menor EBITDA, menor caja por el Working Capital, etc.), todavía habría algo de holgura para que con una menor caja que se hubiera generado en ese ejercicio, se pudiera aun así atender el Servicio de la Deuda.

  • La finalidad de la financiación es clave para determinar el apalancamiento. Debe justificarse que dicha financiación va a ir a financiar activos que redundarán en un crecimiento del negocio (mayores ventas, mejores márgenes, mejores ratios de explotación, etc.).

  • Aportar un Plan de Negocio creíble (caso base) para los potenciales financiadores, con explicación clara y razonada de las hipótesis utilizadas, es un aspecto clave para sustentar el importe de la deuda a incorporar a la compañía. Sobre este plan de negocio se proyectarán todos los ratios necesarios de tal manera que se pueda analizar la evolución de los mismos y sensibilizar el caso base.

  • El Ratio de apalancamiento más común es el Ratio Deuda Financiera Neta sobre EBITDA (DFN/EBITDA). Este ratio dependerá de cada empresa, del sector en el que esté, del volumen de activos fijos que tenga, etc.

En términos generales, las entidades financieras están cómodas con empresas que tienen ratios de DFN/EBITDA por debajo de las 3.5x, si bien es cierto que dependiendo de la tipología de operación, del objeto de la financiación se pueden alcanzar ratios de DFN/EBITDA superiores.

Lo importante de este ratio, además de arrojar una foto de un momento determinado, es analizar su evolución. Un ejercicio que se debe realizar es el cálculo de este Ratio proforma, teniendo en cuenta la nueva deuda que se asume (empeora el ratio al haber más deuda) pero también teniendo en cuenta el mayor EBITDA que generará la inversión que se está financiado (mejorará el Ratio). Otro tipo de financiadores como los fondos de deuda están más habituados a invertir en apalancamientos mayores, estando generalmente cómodos en niveles de apalancamiento de 5-7x (también dependiendo de los sectores). Existen otra tipología de fondos de deuda que pueden llegar a apalancamientos superiores, especialmente para financiar planes de crecimiento y dependiendo del caso propondrán para ello estructuras de financiación híbridas entre equity y deuda.

  • Especialmente en operaciones a largo plazo con entidades financieras (superiores a 6-7 años) se suele pedir garantía hipotecaria de determinados activos de la Empresa para poder maximizar la deuda. En determinadas operaciones de deuda se utiliza el Ratio Loan To Value (relación entre el volumen de la financiación y el valor de tasación de los activos en garantía de la financiación). Por ejemplo, en operaciones de Real Estate, lo normal es que el volumen de financiación, además de estar limitadas por un RCSD determinado (por ejemplo 1.2x), el volumen de deuda esté también limitado a un LTV de un 60-65%. En el supuesto de que no se pudiera llegar a estos ratios, otras garantías adicionales se pueden contemplar para maximizar el volumen de financiación (garantías personales de la sociedad holding, de sociedades patrimoniales, de empresas vinculadas, avales de Entidades públicas como el ICO, CESCE, SGR, etc.).

  • Las Entidades financieras calculan un Rating interno cada año en base a las Cuentas Anuales Auditadas de la cía, y cuando se produce una operación de deuda singular ajustan el rating con los estados financieros proforma de la nueva operación. En el rating influyen muchas variables, pero las principales suelen estar relacionadas con la estructura de balance y Cuenta de Resultados, siendo una variable muy relevante la proporción de Fondos Propios sobre el total balance, el Fondo de Maniobra, la evolución histórica de las principales magnitudes del negocio (ventas, margen EBITDA, BAI), ratios de endeudamiento (DFN/EBITDA, FFPP/TOTAL PASIVO), ratios de generación de caja (Margen EBITDA/VENTAS), evolución de los PMC, PMP etc., sector o diversificación del negocio entre otras variables.

Empresas que tengan buen rating podrán maximizar el volumen de deuda en relación con aquellas que tengan peor rating.

  • Aquellas empresas que hayan tenido buen performance histórico y han podido atender sus obligaciones financieras en todo momento, gozan de mayor confianza por parte de sus financiadores habituales, con quienes llegado el momento pueden estar cómodos incrementando el volumen de financiación por encima del histórico siempre y cuando la finalidad de la financiación tenga sentido económico.

Aspectos cualitativos en la maximización del volumen de financiación de una empresa

  • Dependiendo de la actividad de la empresa puede ser más fácil o difícil obtener determinados volúmenes de financiación. En general empresas de servicios no suelen estar tan apalancadas como empresas industriales (requieren de menos activos fijos), si bien existen excepciones en las que dada la alta conversión de EBITDA en caja sí se pueden apalancar hasta niveles altos, al igual que hay empresas industriales en las que la conversión del EBITDA en caja es baja y por tanto será complejo maximizar el volumen de financiación.

  • Una compañía que opere en un sector con fuertes barreras de entrada tendrá más opciones de conseguir mayores niveles de financiación que otras que operen en sectores cuyo modelo de negocio sea fácilmente replicable. Aquí es importante el análisis de las patentes y marcas de la cía y las geografías en las que se registran.

  • Un equipo directivo sólido y cohesionado, con implicación de los accionistas “core “ en el día a día del negocio, es algo que sin duda es un punto positivo a la hora de transmitir confort a los potenciales financiadores y por tanto poder maximizar la financiación

Es muy habitual que las financiaciones incorporen una cláusula de cambio de control que obligue a repagar la financiación anticipadamente si el accionista de referencia deja de ostentar el control de la compañía.

  • Aquellas empresas que han ofrecido información a los financiadores de manera periódica, ordenada y clara, suelen ser empresas que se ganan la confianza de los financiadores que aquellas que no realizan este ejercicio de transparencia.

  • Operaciones bien estructuradas, en formato sindicado y/o con acuerdo Marco, permiten alcanzar unos importes de financiación más elevados que si se negocian de manera bilateral. Además, este tipo de formatos permite adaptar los calendarios de amortización a las necesidades del plan de negocio (calendarios adhoc, incorporando componente de balloon, etc.) así como la inclusión de líneas de Capex y circulante necesarias para el cumplimiento del plan de negocio. En definitiva, es una manera de que todos los financiadores estén apoyando de la misma manera a la cía, compartiendo mismas condiciones y garantías y que de cada euro de deuda que se repague se distribuya proporcionalmente entre las entidades, lo que redunda en un mayor confort para ellas.

  • Tener en el balance activos (terrenos e inmuebles) libres de cargas, que llegado el momento de necesidad se puedan desinvertir para obtener liquidez (solvencia fincable).

  • Una compañía que tenga diferentes líneas de negocio/productos será percibida como una compañía que tiene las fuentes de ingresos mejor diversificadas y por tanto será mejor valorada por los potenciales financiadores.

  • Los potenciales financiadores siempre estarán dispuestos a asumir una mayor financiación si los clientes de la compañía o sus mercados están bien diversificados y no hay una dependencia alta de sus ventas en relación con unos pocos clientes.

  • Según la calidad de los clientes de la compañía, si son empresas sólidas y sin morosidad, será bien percibido por los potenciales financiadores, lo que además le permitirá obtener fácilmente líneas de financiación de ventas (descuento, Factoring, Factoring sin recurso).

  • Una empresa cuyas compras de materias primas no dependan de unos pocos proveedores, será visto como algo más positivo por los potenciales financiadores.

Aspectos de Mercado y Regulatorios

  • No podemos obviar que vivimos en un mundo globalizado, y que momentos de incertidumbre como el vivido en la pandemia o el actual con la Guerra entre Rusia y Ucrania está provocando que en muchas empresas haya incertidumbre sobre la generación de caja y tengan dificultades de acceso a financiación.

  • Momentos como el actual, con altos niveles de inflación, muy probablemente impliquen subidas de tipos de interés por parte de los bancos centrales los próximos meses. En este sentido será importante que la empresa tome medidas para mitigar los riesgos de subidas de tipo de interés.

  • Las Entidades financieras están sometidas a normas por parte de los reguladores (Banco de España y BCE) que delimitan los riesgos que pueden asumir en función de la tipología de cliente, tipología de operación y sector y que al final definen el asset allocation de cada entidad.

  • Aquellas empresas que sean contaminantes, que no inviertan en ser más sostenibles, se verán cada vez más penalizadas y no tendrán fácil acceso a financiación.

El presente y futuro de la financiación bancaria y Alternativa (Direct lenders) pasa por financiar a empresas que cumplan con criterios de Sostenibilidad medioambiental, de Responsabilidad Social y de Governance.

  • Empresas que se encuentren en sectores poco expuestos a cambios regulatorios gozarán de mayor confort por parte de potenciales financiadores en comparación con aquellas empresas que operen en sectores más expuestos a potenciales cambios regulatorios.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.