Procesos de Refinanciación en el contexto actual

El Asesor Financiero de Deuda puede apoyar a la empresa en un proceso de refinanciación estructurando de manera ordenada el proceso en diferentes fases y acompañando a la empresa durante todo el proceso.

El contexto económico actual está generado una situación en la que una gran cantidad de empresas se están debilitando porque su generación de caja se está viendo reducida debido principalmente a los fuertes incrementos de costes que están soportando (energía, materias primas, logística, salarios, etc.) y la incapacidad de trasladar rápidamente dichos incrementos de costes a sus clientes, generando problemas de margen y tensiones importantes en el circulante de las empresas.

Muchas de las empresas en esta situación van a necesitar reestructurar su deuda para adaptarla a su generación de caja actual y redimensionar sus líneas de circulante, todo ello para poder dar viabilidad a la empresa.

No olvidemos que en los últimos dos años una parte importante de las empresas españolas han podido acceder a financiación avalada por organismos públicos (ICO entre otros) para poder atender las obligaciones financieras y del día a día del negocio (nóminas, proveedores, impuestos, etc.). Pero esta financiación ICO ha estado en carencia durante meses, y durante el segundo semestre de 2022 ya está teniendo para muchas empresas las primeras amortizaciones junto con las amortizaciones de la deuda que ya tenían antes del COVID 19, lo que hace que sumado a los problemas comentados anteriormente, haya en estos momentos muchas empresas que no tienen capacidad para atender el servicio de la deuda.

Si a esto le sumamos el impacto de las subidas de los tipos de interés y las futuras anunciadas por parte del Banco Central Europeo, la situación se agrava todavía más para las empresas. Hemos pasado en muy pocos meses de tener el Euribor 12 meses en negativo a estar ya en niveles cercanos al 2%.

Esta situación de deterioro en las cuentas de las empresas tiene impacto directo en el Rating que las entidades financieras asignan a cada empresa, dificultando ante un deterioro o rebaja del mismo, la renovación y/o concesión de nueva financiación y encareciendo el coste de la misma.

El Asesor Financiero de Deuda puede apoyar a la empresa en un proceso de refinanciación estructurando de manera ordenada el proceso en diferentes fases y acompañando a la empresa durante todo el proceso:

I) Fase de preparación previa, a través de la elaboración de un Informe para sus financiadores que incluya, entre otras cuestiones, análisis de las razones que han llevado a la situación actual, medidas que se tomaron en el pasado y medidas a tomar a futuro, una descripción detallada del negocio, análisis financiero histórico, garantías otorgadas y nuevas garantías que se puedan otorgar, información del sector, plan de tesorería a corto plazo y un plan de viabilidad a medio y largo plazo. El asesor ayudará a determinar la mejor estructura posible, teniendo en cuenta que la posibilidad de obtener nueva financiación será mucho más difícil que si es suficiente con recalendarizar la deuda existente.

II) Coordinación de un Q&A con las entidades financiadoras, así como la coordinación de visitas a la empresa y reuniones con el management.

III) Apoyo en la Fase de negociación con los diferentes financiadores, de tal manera que todos los financiadores estén alineados con el objetivo de apoyar a la empresa en la refinanciación. La experiencia del asesor y el haber visto multitud de procesos es una ventaja para el empresario que sólo conoce el suyo y no sabe cómo pueden reaccionar las entidades financieras ante determinado tipo de propuestas. El asesor también podrá ayudar a buscar otra tipología de financiadores para complementar parte de los recursos que necesite la empresa (hoy en día, dada la variedad de financiadores disponibles, es necesario hablar de pool financiero y no solamente de pool bancario) así como búsqueda de soluciones por el lado del equity de las empresas.

IV) Fase de ejecución/firma del contrato de financiación, apoyando en la negociación y revisión de los contratos junto con los asesores legales. La experiencia del asesor es clave para determinar qué puntos puede haber cierta flexibilidad de negociación con los financiadores y cuales no, lo que repercute en unos menores tiempos de negociación entre la empresa y las entidades financieras.

Dependiendo de la situación de la empresa, sus necesidades y las causas que han llevado a la situación actual, la refinanciación puede ser relativamente sencilla de implementar o más compleja.

Los instrumentos más utilizados en refinanciaciones suelen ser préstamos sindicados o préstamos bilaterales regulados bajo un acuerdo marco, todo ello con el objetivo de alinear a los financiadores bajo una misma estructura intentando en la medida de lo posible que todos tengan el mismo repago, mismas garantías y condiciones. Es relevante que el acuerdo de refinanciación incluya el paquete de líneas de circulante necesarias para dar cumplimiento al plan de viabilidad.

Un proceso de refinanciación es bastante intenso para el management de la empresa, suele durar varios meses y contar con un asesor financiero con experiencia es algo altamente recomendable para que muestra la información financiera y de negocio de manera que las entidades financieras necesitan verla para tomar sus decisiones, que acompañe a la empresa en las negociaciones, busque el consenso entre las entidades financiadoras y apoye a la empresa durante toda la fase de negociación hasta la firma de la refinanciación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *